sábado, 19 de febrero de 2011

Alvarius B. - Baroque Primitiva (Poon Village ,2011)


Hacía mucho que esperaba un nuevo disco de Alan Bishop en solitario, después del folk alucinado y oscuro de "Blood Operatives of the Barium Sunset" (2005). "Baroque Primitiva" es un disco ensoñador y dulce de folk psicodélico que se deja envolver por todo tipo de culturas para abrigarse momentáneamente en la bossa de la inicial "The Dinner Party", con un rasgueo de guitarra que me recuerda al bueno de Howe Gelb, además de ser otro artista que busca empapar su música tradicional de diversos aromas musicales. También me recuerda a una versión más desnuda de "Funeral Mariachi" en algunos momentos.Obviamente hay que recordar a Syd Barrett y a Daniel Johnston,por ese punto de psicodelia microscópica y casera en distintos cortes ,que cuando aparece el violín de Eyvind Kang en algunos cortes como "Humor Police", toma aromas alucinados y rurales. También me recuerda que "Sung Tongs" de Animal Collective es su cima.También se puede rastrear su fijación por el cine , como en el anterior disco versionando a Morricone, con "You Only Live Twice" de lo que iba a ser un proyecto llamado "Alvarius B Plays de Bond Songbook". Hay momentos donde solo un murmullo son capaces de mantener una composición y resultar creibles, sin ánimo de parecer una patochada o desecho, como en "Face to Face with a Couple Axes". Hasta sonar sentida y desnuda con tan solo unos "pa-pa-ra-pás" de "Naturally Absolute, con recuerdos al "Surf's Up" de los Beach Boys.Y esa influencia apuntala el esqueleto de un disco cálido, que se aleja del contrapunto mortecino y cadaveresco del anterior trabajo (que no tiene nada de malo,es uno de los mejores discos de folk de la pasada década) . Las canciones se desvanecen y son breves en muchos casos y pocas veces exceden de los 3 minutos,pero cuando lo hacen son deliciosos bálsamos como las finales "Like The Madri Girl" y cerrando con una alucinada revisión de los Beach Boys del "God Only Knows" convertida en "God Only Be Without You", quizás un recuerdo a Gocher.Pero estos discos, aparte de la fijación por Sun City Girls que arrastro desde el día que los escuché, me parecen en su sencillez obras redondas desde su imperfección errante y se convierten en clásicos personales.

2 comentarios:

Little Turtle dijo...

Se me olvido destacar el portadon que se gasta el colega.

Larga Vida!

Yaolli Toltecayotl dijo...

chingon disco¡¡¡