martes, 20 de agosto de 2013

Sandra Bell ‎– Dreams Of Falling (Xpressway,1992)



No solo existe en Nueva Zelanda el pop ilustrado y de corte cercano a aquello que se llamaba "jangle pop". Hay ruido, peligro y vanguardia en aquella escena, como bien atestigua un legado tan eterno e incomensurable como el de The Dead C. Por el sello que fundó uno de sus miembros, Bruce Russell, en sus inicios como es Xpressway (después pasó su labor a Corpus Hermeticum desde el 92) han pasado algunos de los nombres clave dentro de la escena experimental en aquellas latitudes. En el disco de debut de Sandra Bell, encontramos una buena muestra de ellos colaborando en sus composiciones como son Alastair Galbraith, David Mitchell (3D's), Kathy Bull (Look Blue go Purple, Cyclops) o Peter Gutteridge (músico que estuvo en los momentos fundacionales de dos iconos kiwi's como The Chills o The Clean, aunque su propuesta más estable fue la que fundó como Snapper) que también editó su disco en solitario en el sello de Russell. Pero sin duda, una de las figuras más importantes presentes en el disco de Sandra Bell es Peter Jefferies cuyo album de debut en solitario dos años antes en el sello de Russell con "The Last Great Challenge in a Dull World" es uno de los discos más emblemáticos de aquella escena dedicándose a mezclar una suerte de universo entre el post-punk lo-fi cavernario y apuntes de cantautor marciano tremendamente soberbios. "Dreams of Falling" es un album que juega a dejarse querer por los compañeros que entran a compartir y a enriquecer las composiciones de Sandra Bell, que transitan por territorios tan marcianos como los de su ingeniero de sonido, el anteriormente mencionado Peter Jefferies. Sensacional trabajo, ideal para los que disfrutaron de aquella reedición de Flaming Tunes o el deformado criterio rock de sellos como Siltbreeze. Por desgracia no hay muchos documentos sonoros para compartir en la red.