miércoles, 31 de agosto de 2011

A Winged Victory for the Sullen - A Winged Victory for the Sullen (Erased Tapes,2011)


Juntamos en una habitación a Dustin O'Hallaran y Adam Wiltzie de Stars of the Lid con el tandem Hildur Gudnadottir - Peter Broderick y el resultado no puede ser otro que composiciones llenas de melancolía y estanterías llenas de prozac y vicodina, en un precioso disco de colaboración en el que tu mente requiere el mood necesario para procesar toda esta cascada de neoclasicismo. "We Play Some Open Chords" abre el disco desde la delicadeza del piano , las dos partes de "Requiem for Static King" están llenas de poesía cinematográfica (como ideada para una peli de Bela Tarr) y te eleva con "Steep Hills of Vicodin Tears" hacia un éxtasis de duermevela y romanticismo, templanza en "All Farewells are Sudden". Pero todo esta preciosidad se puede hacer pedante o excesivamente pomposa a priori, pero nada que ver. El misterio de saber conjugar y equilibrar el minimalismo del drone con el clasicismo de cámara hace que se respire un aire familiar en dos direcciones, pero sin atascos como demuestra "A Symphony Pathetique", un imaginario himno para todos los muertos tejanos.