martes, 8 de noviembre de 2011

Pinch & Shackleton - Pinch & Shackleton (Honest Jon's ,2011)


Como siempre, nos asaltan los discos de manera totalmente inesperada. Al menos, a los que no somos oriundos de Bristol o no somos los responsables de Honest Jon's, que han decidido amortizar la figura de un personaje tan deslumbrante (aunque no haya nada de luz en su música) como Shackleton este año con dos maxis como "Fireworks" y "Deadman", ahora le toca el turno a un largo en el que el bueno de Sam se encarga de subir el pan con su siempre opresivo entramado rítimico. Para Rob Ellis, le dejo como supuesto el entramado más etereo como siempre ha demostrado desde "Underwater Dancehall" , pasando por "Misdnight Oil" y su gran momento,para mi, "Croydon House".

El disco comienza con "Cracks In the Pleasuredome" y uno vislumbra un poco, esas dos facetas comentadas anteriormente, con una gran capacidad para Shackleton de conferir aires mortecinos , enrarecidos y tenebrosos mientras Pinch le añade un toque más cercano al dancehall,o en teoría se supone así. El caso es que salen ganando los dos, uno añade la masa y el otro el barniz. Y el asunto cuaja, abriendo casi como la banda sonora de una pesadilla de la que uno quiere acordarse.Así, el resto del disco sigue con trazar enlaces imposibles de rastrear en sus trabajos en solitario. "Jellybones", pone rápidamente los pies en el suelo y con el olor a callejón pero de una manera novedosa en ambas discografías, además parece como si los temas se fraccionasen repentinamente para tomar uno u otro la batuta sonora, sube el tempo repentinamente y te toman la partida de mano, intercalando diferentes sonidos continuamente.

También hay una apreciación por la pulsación dub gracias a cortes como "Torn & Submerged", pero prevalece ese aire chamanístico tibetano en buena parte del disco y facturan grandes composiciones como "Rooms Within a Room", paranoicos como " Selfish Greedy Life", pero hay algo dentro de esta lógica espiritual es "Levitation", una composición que se puede entender como extensión a la remezcla de Shackleton a Harmonia. Dancehall pegajoso el de "Monks on the Rum" y un final mutante como "Boracay Drift" ,que posteriormente tendrá una extensión via maxi,para solventar una colaboración que nos entrega un disco de peso y pegada. De aquí en adelante y con las sucesivas escuchas, comprobar lo fuerte que ha impactado.Como Frazier.