sábado, 26 de octubre de 2013

Jerry Paper - Fuzzy Logic (Digitalis,2013)



No haber reparado antes en Jerry Paper, nombre artístico tras el el que se esconde Lucas Nathan, no tiene perdón para mi, especialmente cuando edita sus trabajos en plataformas a las que habitualmente acudo en cada lanzamiento. Pero en este caso le pasé por alto. Debutó para Digitalis  con un más que interesante compendio de synth pop en "Vol.I" en 2012, donde jugaba con una cantidad de referentes estilísticos que siempre me han parecido atractivos y de los que suelen transformarse en flechazos a primera vista (más adelante veremos cuales son). Este año ha continuado con su buen hacer en el ep para el sello Orange Milk titulado "International Man of Misery", previo a este segundo trabajo para Digitalis al que vamos a prestar atención, aunque estos tres artefactos sonoros son una auténtica delicia de la que me siento perversamente atraído. ¿Cómo surge este romance? Primero, tuvo que ser Frankie Pizá el que me diera la voz de alarma con un post en la serie "Introducing" (enlace aquí) y me pusiera a buscar sin remisión más información acerca de él, descubriendo alguna sesión de promoción recientemente posteada por Ad Hoc(*) donde seleccionaba temas de Free Design, YMO,Beach Boys, Scott Walker, Thomas Leer o Lee Perry. Estos grupos ya son un indicativo claro de los iconos que persigue su música.

En estos años hemos tenido muchos autores solistas que han cubierto una cuota de cantautores peculiares de los que nos hemos sentido atraídos de algún modo u otro como pueden ser John Maus, Gary War, Autre Ne Veut, How To Dress Well,  Sean Nicholas Savage o Vindicatrix, por citar algunos de los que siento más apego. La variante de Jerry Paper, siendo igual de trastornada, es sorprendente en sus resultados al conseguir sacar a flote un discurso sonoro que podría sonar de entrada a pastiche indigesto y alcanza niveles de atracción sorprendentes. En "Fuzzy Logic", sigue con su senda de explorar las posibilidades de la melancolía y el romanticismo crooner desde un mundo cercano a John Foxx (cada vez me gusta más su ep con The Belbury Circle), Brian Ferry o Thomas Leer (como citaba anteriormente) y todo ese referentes de cantautores de synth pop/ new wave romántica de los ochenta y, al mismo tiempo, viéndose envuelta por ese halo placentero de easy listening, lounge y exotismo bossa que lo hace ralentizar su tempo y dejar que parezca una estampa plástica entre el amor que va desde la armonías redobladas en su voz de los Beach Boys, Bacharach y demás referentes conocidos de los años sesenta que conecta sorprendentemente con algunas bandas de los noventa como High Llamas, Sam Prekop, The Aluminum Group y The Beta Band (Steve Mason en solitario ha sido incapaz de acercarse a este orgásmico cruce que debería haber sondeado) y terminando con un punto extra al recordarme en algún falsete a la encantadora dulzura de Robert Wyatt. Este cruce entre generaciones no suena a pastiche de aquello lamado chillwave y no tiene nada que ver con la música insípida que Washed Out presenta como principal estandarte. 


"Fuzzy Logic" y sus diez estampas se recuestan con un suave aliento veraniego que hace subir la temperatura de las imágenes creadas en tu mente, pero al mismo tiempo tiene un tono malicioso y soñador que acaba transformándose en una estampa en la que paseando por un centro comercial lleno de gente te encuentras con una palmera artificial decorando un rincón de algún puesto de gominolas y a partir de esa imagen cierras los ojos y viajas hacia las costas de algún destino paradisíaco donde estás rodeado de un ambiente lúdico y erótico festivo en el que te atiborras de bourbon y cócteles dulzones nublando tu vista y enamorándote de la primera joven que te dedica una mirada y dulce sonrisa, en ese entorno me acuerdo de las melodías de Heatsick en "Intersex". "Reprogram Ourselves" da inicio y se pregunta como indica desde su título si podríamos "reprogramarnos para el amor/ para amar/para vivir..." aunque no tiene respuesta para ello y en este ambiente entre palmas que nos van empujando, el efecto es el de descuidar nuestras defensas e ir moldeándonos hacia este discurso sonoro y enamorarnos de su música. En este paraíso artificial, seguimos por "Bionic People" y la descripción del sello de Brad Rose:

"Jerry Paper is real. He lives and breathes and works and takes care of his cats. His dreams are just like any other. He goes through this woozy world slightly askew, always walking while leaning at an angle. Jerry Paper will only dance when he wants to, but he will never jive. His singing will lull anyone within earshot into a trance with melodies unlike anyone else. Once his sonic claws are in, there is no escape. Jerry Paper was never real at all."

Las joyas van sucediéndose una detrás de otra y esta aparente desgana nos va ganando, sus melodías flotan y en ningún momento nos sentimos invadidos por la inoperancia pop habitual. El discurso tal vez se puede hacer repetitivo pero nunca desagradable, en el fondo es un trance y mood estelar constante que acaba con algunas joyas como la titular "Fuzzy Logic", donde tira de vocoder petardo y piensas en este disco remezclado por Dam-Funk como un auténtico desparrame en un mardi gras y termina en el aire carnavalesco al ralentí de "Surface,Peeling"  pura exótica cósmica a lomos de Sergio Mendes. Muchos motivos y razones para enamorarse de Jerry Paper para todo el rastreador de pop de pico fino.




*Podeis seguirme en twitter facebook