domingo, 11 de octubre de 2009

Kevin Drumm : Imperial Horizon (Hospital Productions,2009)



La personalidad y el talento de un personaje como Kevin Drumm, está fuera de toda duda. Desde su aparición a finales de la década de los noventa con su debut "Kevin Drumm"(1997) se convirtió en un nombre pegado a la palabra noise.Palabras que alacanzaron su máximo siginficado en un disco como "Sheer Hellish Miasmah" (Mego,2002). Su nombre aparecía en la escena de improvisadores electrónicos que se servían de procesar y tratar los sonidos de la guitarra eléctrica para crear torrenciales descargas de ruido.En este disco, alcanzó niveles de extrema precisión.Estamos hablando de propuestas extremas, con tan fácil adhesión como repulsa.
Pero desde el año pasado, con el imponente "Imperial Distortion", Kevin Drumm nos muestra otra violencia extrema.La del silencio y el espacio.Su música se emparenta más con Eno o Niblock, con los loops de la desintegración o buena parte del catálogo del sello Touch. Característica que marca el paso a la madurez de la generación noise de esta década, como por ejemplo también de forma paulatina Wolf Eyes por citar un ejemplo.
"Imperial Horizon" está compuesto por un solo corte de una hora: "Just Lay Down And Forget It", que supone un largo y gélido paseo donde dejar libres todo tipo de pensamientos y que respira delicado. Además, el hecho de estar pensado el disco en un solo corte beneficia la experiencia de dejación y elevación mística (que a la media hora del recorrido alcanza su punto más delicado).
Es difícil explicar cuales son las razones que hacen a este disco imprescindible.O tal vez no,simplemente imprescindible.