sábado, 23 de noviembre de 2013

Black Deer - Black Deer (Peak Oil,2013)


Recientemente dediqué una serie de posts a la faceta de obsesión cósmica que William Burnett ha ido potenciando en sus últimas entregas con mayor énfasis desde sus trabajos recogidos en "Land vs Air ", que servía como punto de inflexión para sus diferentes alias y una nueva forma de enfrontar el nuevo paso hacia terrenos más orientados a una suerte de mezcla salvaje entre todos ellos para sus siguientes trabajos donde las típicas conexiones con Dabby Wolfers, Gavin Russom o John Heckle se veían ampliadas hacia nombres como Torn Hawk (con el que ha colaborado lanzado ep's compartidos), M. Geddes Gengras (especialmente a su alias Personable), Ital , Jahiliyya Fields, Jorge Velez, Marcos Cabral, la perversión cósmica de Spectrum Spools, etc. Con este nuevo trabajo en largo, sigue ampliando esa vertiente de viaje pasional en torno al sonido de los sintetizadores, arpegios y evocaciones cósmicas pero con el conocido bagaje rítmico de sus anteriores trabajos. Convertir el positivismo del house en una suerte de hedonismo cósmico de ciencia ficción donde ir elaborando estampas que al mismo tiempo que inducen a un estado de melancolía y romanticismo abstracto son capaces de no caer en terrenos de navegación en sedación al mantener un pulso y estructura rítmica que aporta un tono épico al que agarrarse y doblegarse.

Con esta recta final de año y sus diferentes trabajos editados en una suerte de incontinencia cósmica y chaparrón editorial, establecemos paralelismo de nuevo con Luke Wyatt y su incontestable relevancia en este 2013 en el que se presentará como una cima indudable en las listas de final de año de muchos de sus adeptos. En este nuevo trabajo para Peak Oil (donde también editó Personable "Spontaneous Generation" o Paul Dickow sigue buscando nuevos horizontes para Strategy) la barrera entre su pasado y su presente sigue moldeándose entregando cortes que siguen jugando con esta ambivalencia aunque consigue ir consolidando propuestas gracias a la épica maratón inicial de un corte tan excelso como "It's Like the Way It Used to Be", facturando una auténtica travesía astral de más de un cuarto de hora. Con todo ese desparrame de entrada, Burnett se encarga de ir sobrevolando sobre patrones conocidos e ir inoculándole las nuevas pasiones como en la delicada "Rambling Rumble Stone" que te hace imaginar tanto a Emeralds como a Pye Corner Audio, "First of September" donde se planta sobre un ritmo house para ir confiriéndole un barniz de rock a lo Elektro Guzzi e ir derivándolo hacia Legowelt  de nuevo y en "New Break" enfundarse en tribalismos espaciales y disco en una fiesta que se entronca con la sonoridad de "Holiday" que recuerda a las espirales de diferentes cortes suyos del pasado. De algún modo, Burnett tiene un sonido completamente reconocible y lo ha ido asentando con este torrente editorial de una manera lógica. La despedida en trance synth de "Strike 3" es un broche épico a un disco que me transmite pasión más que visiones pastorales, buscando un espacio desgarrado y completamente brillante. 





*Podeis seguirme en twitter facebook