martes, 12 de octubre de 2010

Gallon Drunk: You ,The Night & The Music (Clawfist,1992)


El disco de debut de los londinenses Gallon Drunk, liderados por el carismático James Johnston, entra dentro de esos clásicos imposibles y errantes de la música. Cercanos a The Cramps, al sonido surf, al mambo, al punk blues de la Birthday Party, a las meadas en los callejones,al sonido del bourbon y a los relatos de Carver, a los predicadores del blues,Elvis y Alan Vega metiéndose en el baño... y titulando un disco con algo tan sincero y esencial como "You,The Night &... The Music", donde James Johnston junto a Michael Delanian con sus bajos siempre sujetando el conjunto , los ritmos inventivos de Max Decharne a la batería y el bueno de Joe Byfield armado con las maracas,se vaciaron con temas más trashbillys y frenéticos como la clásica "Some Fool's Mess", la catártica "Gallon Drunk", el blues mambo de "Night Tide" y la maravillosamente enorme "Two Wings Mambo", con sus cambios de tensión a calma a ritmo de un mambo psicodélico a lomos del punk blues y lo que se les ponga por el camino en este aquelarre musical que se montaron. Y es que el inicio con "Rev Up TPA", indicaba que el viaje iba a ser con un cadillac y la guantera con una buena botella de whisky.Y el apetito sexual aullando a media noche.

Para ser londinenses, manejaban la influencia de las imágenes literarias,cinematográficas y la música de grupos norteamericanos. Entre tanta adrenalina e ímpetu se colaban toques blues "rumbabilly" en "Eye of the Storm",toques cinematográficos noir y pianos jazzys en la titular "You,The Night...& The Music", cercanos a Tindersticks o "Your Funeral my Trial" o "Tender Prey"de Nick Cave & The Bad Seeds (malas semillas de las que Johnston forma parte). Pero la que te quema las venas es el himno a la botella de "Just One More" (que me recuerda a otra canción de Cave, "Brother my cup is empty") que condensa las dos partes del espíritu de Gallon Drunk en este disco, con un piano rozando el tango y unas guitarras siempre tensando y la voz siempre susurrante e inquieta.

El final con "The Tornado", mira a los ojos de The Gun Club y te remata finalmente sin ninguna oposición,te estira, te para, te aprieta y te suelta...va jugando contigo hasta que pidas el fin. Aunque esto fue el principio de una trilogía en estado de gracia, pero donde cada disco apuntaba en una dirección dentro de este chamanismo esotérico sexual y alcohólico. Pero este debut, ay este debut,es sencillamente glorioso.