martes, 12 de octubre de 2010

Moritz Von Oswald Trio: Live in New York (Honest Jones,2010)


Moritz Von Oswald, Max Loderbauer y Sasu Ripatti (Vladislav Delay,Luomo,...) se unieron para crear un disco de improvisación y experimentación electroacústica y la verdad es que el documento en el estudio fue todo un acierto."Vertical Ascent" es sin duda un disco magistral que sigue creciendo y conservándose en repetidas escuchas de los cuatro cortes de un disco bastante permeable y sin ser exageradamente abstracto.

El documento que recoge este "Live in New York",  tiene una sensibilidad y una calidad que puede competir en algunos momentos en ser una escucha más apetecible que la del propio disco de estudio. Con la suerte que esta música puede ser disfrutada mejor en casa de uno y unos buenos auriculares que presenciarla en directo. No por la calidad de la propuesta,ni por desmerecer seguro unos buenos visuales que estrán al fondo,ni una buena iluminación. El problema hoy en día es la incomodidad de estar teniendo que ver algunas de estas propuestas en festivales, que es donde se maneja presupuesto. Es una opinión personal, de cascarrabias lo se.Como si yo antes no fuera de los primeros en tirarse al mar con los festivales.



Pero, la calidad de la grabación y el trabajo de postproducción da vida a una actuación en el festival Unsound que es muy disfrutable en casa. Hay momentos que creo que estoy flotando en el "Quique" de Seefeel, pero con un sonido mucho más pausado y meditabundo, con las constantes presencias de los aromas jamaicanos en cada eco que surge dentro de la actuación, del olor a Kraftwerk en el laboratorio explorando nueva sensibilidades,hay un sentido aural que remite a momentos espirituales de trios de jazz como The Necks, con un mood espacial y una dinámica interna cohesionada y sutilmente cambiante. Realmente, este disco me parece mucho más recomendable que su debut, como experiencia más cercana y permeable.Aunque los dos son grandes obras.

Me encanta la portada de su debut "Vertical Ascent" , también en Honest Jones y verla como una perfecta comunión entre los primeros discos de Kraftwerk y el presente de la experimentación electroacústica, de unos músicos como Luomo o Maurizio, con tanto peso en la electrónica de las últimas dos décadas.